31 de mayo de 2017

Discurso Acto 25 de Mayo de 2017

Es tiempo de no guardarnos nada. Hoy, estamos aquí celebrando la Revolución de Mayo, que fue sin dudas el primer paso hacia nuestra Independencia nacional. Por ello en este acto me parece oportuno contarles el contexto por el que está atravesando nuestro Municipio, una situación económica y social realmente crítica, pues, más allá de las […]

Imagen

Es tiempo de no guardarnos nada.

Hoy, estamos aquí celebrando la Revolución de Mayo, que fue sin dudas el primer paso hacia nuestra Independencia nacional.

Por ello en este acto me parece oportuno contarles el contexto por el que está atravesando nuestro Municipio, una situación económica y social realmente crítica, pues, más allá de las condiciones en las que nos hicimos cargo del mismo,  la falta de empleo (cuestión que lenta pero positivamente creemos que comienza a revertirse)  es lo que más golpea a nuestra región y a nuestra ciudad  y eso no solo reciente la actividad  en general, sino que debemos invertir más para paliar las distintas necesidades.

Esto   trae aparejado dificultades notorias para poder brindar los  servicios  necesarios en cada rincón de la ciudad como merece toda la población.

Si bien tratamos de prestar los mismos desde el paradigma de la inclusión y la solidaridad, es claro que a quienes más deberíamos darles respuestas son a los que  acompañan con el pago sus contribuciones municipales,  aún postergando otras necesidades personales o familiares.

Es bueno decir que no nos hemos quedado de brazos cruzados lamentando lo que nos pasa, sino que buscamos mejorar las prestaciones optimizando los recursos que tenemos, también yendo por otros que le corresponden al municipio y fueron olvidados o nunca se tuvieron en cuenta.

Teniendo como Norte…. que contribuya más aquel que puede más.

Creemos que esta impronta de nuestros próceres, más que nunca debe marcar nuestra historia cotidiana, ya que no hay Revolución posible que cambie este estado de cosas sino hay un pueblo comprometido en alcanzar ese objetivo más sentido: la dignidad de todos y cada uno de los vecinos.

Sabemos que la única manera de salir adelante es JUNTOS, Municipalidad, Provincia y Nación trabajando con políticas activas   que generen empleo, desarrollando, potenciando y protegiendo la Industria.

Buscando nuevas inversiones, tarea en la que TODOS  tenemos responsabilidades para que nos elijan como polo productivo, generando trabajo genuino  y sustentable.

Reivindicamos y acompañamos todas las medidas tanto de la Nación como de la Provincia que vayan en esa dirección.

La Zona Franca, el Parque Industrial en la Ex Paraná Metal tienen que ser no solo políticas del estado Municipal sino de la ciudadanía en su conjunto.

Llamo a los empresarios  a contribuir al bienestar general, como algunos lo hacen inclusive en el más absoluto silencio, comprometiéndose con las necesidades y con los sueños propios y colectivos.

Es muy fácil decir qué se debe hacer, lo importante es analizar si no se hizo cual es el porqué, o aportar propuestas y recursos,  para de alguna manera tomar conciencia de las dificultades, superando las diferencias y desterrando la  DEMAGOGIA.

Cometemos errores, los asumimos e intentamos revertirlos, pero también hemos iniciado un camino superador, con proyectos como nunca en su historia tuvo nuestra ciudad, tanto en la provincia trabajando de manera articulada y madura con nuestro Senador Departamental , como en la Nación,  que a muchos les cuesta  o no les conviene  reconocer.

Seguramente si los proyectos se van cristalizando, como no tenemos dudas que sucederá,  se irán quedando con su discurso vacío y no bien intencionado.

Algunos, como seguramente habrá pasado en épocas de la revolución, se dedican a criticar todo, creyendo que su opinión es la verdad única, y en lugar de sumar al bienestar general,  contribuyen al desaliento y la desesperanza.

Como en esos días de Mayo de 1810, de objetivos claros, nosotros, la gran mayoría de  los villenses, estamos convencidos hacia dónde vamos y hacia dónde NO queremos regresar.

Es tiempo de unirnos, aún en las diferencias, pero partiendo de la sinceridad para aportar ideas, acciones, propuestas, gestiones, simplemente para darnos la oportunidad de desterrar la idea de que “se debe hacer como yo pienso sino NO SIRVE”.

Pido a DIOS, Nuestro Señor nos guíe e ilumine siempre para mejorar la vida de nuestros habitantes, está claro que  todos queremos vivir con orden, respeto, y disciplina bien entendida, simplemente que a veces lo que pedimos para los demás, molesta que se nos exija a nosotros.

Si nos ponemos de acuerdo en generar la revolución de la inclusión, la solidaridad, el respeto, el trabajo, las obras, teniendo en cuenta el contexto, inexorablemente vamos a hacer de Villa Constitución nuestro mejor lugar para vivir, de lo contrario pasarán los Intendentes, y no podremos salir del  estancamiento y las oportunidades perdidas.

Por último, tengo la firme esperanza que como allá por Mayo de 1810, pongamos nuestra bandera en alto y TODOS JUNTOS  más que nunca nos pongamos al servicio de nuestra ciudad, haciéndonos de todas las oportunidades que se puedan presentar  para dejar el pasado, VIVIR EL PRESENTE Y SOÑAR EL FUTURO.

Nadie  nos va a robar el derecho a soñar que volvamos a sentirnos orgullosos de vivir en esta amada ciudad.

Feliz y comprometido Día de la Patria a todos y cada uno.