24 de marzo de 2018

Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia

Organizado por el Municipio junto con el ISPEL Nº3, el acto se desarrolló en horas de la mañana en la Plaza de la Constitución. El Intendente Jorge Berti señaló que "la memoria nunca podrá ser enterrada, porque si así lo quisieran hacer, florecerá una y mil veces, para estar en el presente y nunca más volver a un pasado oscuro y doloroso".

Imagen

El acto oficial, organizado por el Municipio junto al Instituto Superior del Profesorado de Educación Nº3 «Eduardo Laferriere», tuvo lugar esta mañana, a las 10:30, en la Plaza de la Constitución.

Estuvo presidido por el Intendente Jorge Berti con la presencia de funcionarios municipales, miembros del Honorable Concejo Municipal, sindicatos, los ciudadanos ilustres Ilda Doná y Miguel Lascialandare, familiares de víctimas del terrorismo de Estado, ex combatientes de Malvinas, abanderados de las comunidades educativas y público en general.

En su discurso, Berti remarcó que «Memoria, verdad y justicia no es un bandera de unos pocos iluminados, es la bandera de todos los argentinos que la quieran enarbolar, hoy y siempre» y sostuvo que, «la memoria nunca podrá ser enterrada, porque si así lo quisieran hacer, florecerá una y mil veces, para estar en el presente y nunca más volver a un pasado oscuro y doloroso».

«Debemos ser claros y contundentes, es nuestra obligación como Estado y como sociedad construir un presente sin revanchismos, pero sin perdón ni olvido ni para los genocidas, ni para los responsables del terrorismo de Estado, sino estaremos condenados a repetir los días y noches más tristes de nuestro país», concluyó el Intendente.

Por su parte, el Instituto de Profesorado también dejó su mensaje en las palabras de Diego Diz, con un recorrido histórico se señalaron cuestiones del plan político y económico de la última dictadura militar, el cual «implicaba una alteración de las relaciones sociales preexistentes y su sustitución por nuevas formas de relacionamiento social» y cuya metodología y «elección premeditada y discriminada de las víctimas por parte de los perpetradores», le confirió el «indudable carácter de prácticas sociales genocidas».