El Municipio de Villa Constitución. Su historia, sus lugares y sus símbolos.

Reseña Histórica del Municipio de Villa Constitución, realizada por el Museo Histórico Regional “Santiago Lischetti” de nuestra localidad.

Las primeras culturas de la “pampa húmeda” pueden remontarse a unos 10.000 años a.C., se trata de cazadores de guanacos y venados de las pampas, sus herederos, los querandíes quienes habitaban nuestra región a la llegada de los españoles. En las islas vivían los chaná-timbú, pueblos canoeros, cazadores, recolectores y, sobre todo, pescadores. Se asentaban sobre arroyos y ríos y construían sus viviendas sobre albardones para protegerse de las inundaciones: son los famosos “cerritos”, sitios arqueológicos ricos en tiestos cerámicos pertenecientes a la tradición cultural Goya-Malabrigo o de los ribereños plásticos. En las islas frente a Villa Constitución se encuentran numerosos cerritos, cuya prospección ha iniciado nuestro Museo.

Compartiendo el hábitat con los chaná-timbú se encontraban los guaraníes, quienes extendieron la horticultura en la región déltica. Su dieta se completaba con los productos de la pesca, la caza y la recolección. Los tiestos de cerámica corrugada que se conservan en el Museo “Santiago Lischetti” son testimonio de su paso por nuestras islas en busca de la “Tierra sin Mal”.

El español llega al Río Paraná en el siglo XVI (Gaboto funda el fuerte de Sancti Spíritu en 1520 a 80 km. de Villa Constitución, y la ciudad de Santa Fe es fundada en 1573). Nuestra región será atravesada por las carretas y arreos de ganado vacuno y mular en la ruta Buenos Aires-Potosí durante todo el período colonial. Postas y hombres en tránsito, como así algunos indios, serán quienes ocuparán efectivamente este espacio, dado en merced a los Fernández Montiel en el siglo XVII y, transmitido en 1720 a Ugarte, conociéndosele a partir de este momento como “la merced de Ugarte”. En el siglo XVIII la región, que ya se nombra como Pago de los Arroyos, se extiende desde el Arroyo de las Hermanas (hoy Arroyo Ramallo) hasta el río Carcarañá y con frente sobre el río Paraná y seis leguas de fondo. Zona de explotación de ganado vacuno y luego lanar (hasta los tiempos de la fundación del pueblo).

Hacia 1855 Argentina no era un estado unificado; las diferencias entre la Confederación y Buenos Aires eran notorias. Esta controlaba la principal riqueza estatal que una provincia podía disponer: la aduana. Por otro lado, desde Paraná, la capital de la Confederación Argentina, se proponía la modernización de la economía y la unidad del país. Entre otros proyectos se pensaba en extender el trazado ferroviario. Cuando se habló en Rosario de que habría de tenderse el camino de acero a Córdoba, un grupo de hombres de empresa de esa ciudad, enterados del convenio firmado entre las autoridades argentinas y un ciudadano inglés, pensaron en la importancia económica y estratégica que tendría la fundación de un pueblo a la vera del Paraná, próximo a la red ferroviaria. El gobierno de Santa Fe autorizó la formación de este pueblo en el límite entre la Confederación y Buenos Aires, en una lonja de 20 cuadras de frente al río Paraná y otras tantas de fondo, limitados al norte por el arroyo Pavón y al sur por el arroyo del Medio.

El 18 de julio de 1857 se formaliza el contrato entre los empresarios y los donantes de los terrenos. El 14 de febrero de 1858, los habitantes de las dos casas y noventa y cuatro ranchos que componían la población del “Puerto de las Piedras”, se reunieron con motivo de la fundación del pueblo, recibieron al gobernador de la provincia, don Juan Pablo López, quien colocó la piedra fundamental, nombrándonos Villa Constitución en homenaje a nuestra Carta Magna dictada en 1853.

Tanto la fundación como la posterior evolución del pueblo estuvieron estrechamente ligadas a su ventajosa situación topográfica dentro del Litoral argentino: con clima templado húmedo, la fertilidad del suelo, bañado por los arroyos Pavón y del Medio, las aguas profundas y tranquilas del Paraná y sus altas barrancas, facilitaron la instalación de puertos y luego el asentamiento de grandes industrias.

En 1890, al habilitarse el Puerto de Ultramar y la línea del Ferrocarril Central Argentino Villa Constitución-San Urbano, que nos une con el área cerealera circundante, se inicia una etapa de crecimiento económico.

A partir de este momento nuestra historia gira en torno a la actividad ferroportuaria, estrechamente ligada al hinterland cerealero. La actividad portuaria está centrada en el comercio de exportación-importación: se exportaba trigo, maíz y lino (por ese entonces la Argentina era el “granero del mundo”). Y se importaba carbón (desde Inglaterra) y, en menor medida, locomotoras y artículos de consumo para abastecer al personal inglés y al servicio de pasajeros del ferrocarril.

En 1944 se inaugura el Elevador Terminal de Granos, siendo el nuestro uno de los puertos exportadores de granos más importantes del país.

Hacia 1945 la ciudad ofrece una infraestructura portuaria, ferroviaria y caminera que la vincula fácilmente con el mercado nacional e internacional, factor determinante para el establecimiento de grandes centros fabriles, iniciando la serie de radicaciones la empresa CILSA (Compañía Industrial Lanera), más tarde ACINDAR (Aceros Industria Argentina), la fábrica de aceites vegetales y una serie de talleres metalúrgicos y pequeñas industrias destinadas a abastecer a las grandes fábricas y a una población que se ha duplicado en el período 1947-1960, confiriéndole a Villa Constitución características urbanas que le permiten acceder al rango de ciudad en el año 1950.

Según el Censo 1991, la población es de 41.388 habitantes, distribuida en 11840 viviendas, que originariamente se concentraban en torno al ferrocarril y el puerto, y que ya en 1950 se extienden hacia el sur, en los alrededores de la zona industrial. Este ciclo de asentamiento y crecimiento demográfico, llevó a la ciudad a extenderse en forma dispersa y con localizaciones aisladas de baja densidad, a lo largo de la margen derecha del río Paraná y de la Ruta Nacional N° 9.

Se va conformando una sociedad distinta, junto al secundario, crece el sector terciario, y lenta pero progresivamente la gran masa de obreros se organiza. Las relaciones que comienzan en la fábrica se proyectan al barrio, al club y al sindicato. Gremios combativos y combatidos lideran procesos de cambio en la década de 1970, rescatados permanentemente por la memoria colectiva no solo de este pueblo sino por la historia de las luchas obreras nacionales. Esto le ha dado a la ciudad un perfil particular dentro de lo que se denominó el cordón industrial del Paraná.

Bandera de la Ciudad

Atendiendo a la propuesta del Sr. José Jorge Raúl Tello de dotar a la ciudad de una bandera que la represente, el Honorable Concejo Municipal convocó a concurso público para la creación con participación popular de la Bandera Municipal  de la Ciudad de Villa Constitución. Así, el 15 de enero de 2003, fue elegida la bandera creada por la Prof. María Luisa Galelli de Fabi, reconocida artista plástica de nuestra ciudad.

Atendiendo a la propuesta del Sr. José Jorge Raúl Tello de dotar a la ciudad de una bandera que la represente, el Honorable Concejo Municipal convocó a concurso público para la creación con participación popular de la Bandera Municipal  de la Ciudad de Villa Constitución.Así, el 15 de enero de 2003, fue elegida la bandera creada por la Prof. María Luisa Galelli de Fabi, reconocida artista plástica de nuestra ciudad.

bandera-villa-constitucion

No imagino otros colores, que no sean los de la bandera de mi Patria. El árbol joven, simboliza la vida, nuestra vida en esta porción de espacio-tiempo que compartimos. Sus raíces se hunden en la tierra, y se nutren de la historia de los hombres y mujeres que nos precedieron. El ferrocarril y el puerto, con el elevador, proyecto agro-exportador. Y desde el camino de las Piedras, hacia la Isla del Sol, el Río Paraná con sus paisajes y sus hombres, nos propone una salida al mundo. Las industrias, con  nuevas posibilidades para volver a crecer. La ciudad que se potencia, a través del trabajo cotidiano de su gente, desde el comercio, la educación y la cultura. La luz nos ilumina desde los orígenes de la creación.

La Bandera Municipal de Villa Constitución fue izada por primera vez en la Plaza Inmaculada Concepción (en las 2 rutas) el 14 de febrero de 2003, como parte de los actos celebratorios del 145º aniversario de la fundación de la ciudad. Durante el primer acto público del que participó, Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra en Malvinas (el 2 de abril  de ese año), fue portada por el ex combatiente de Malvinas Ricardo Aguilar, y desfiló el 9 de julio siguiente, guiada nuevamente por el Centro de Ex Combatientes de Malvinas, con el mismo abanderado.