03 de junio de 2018

3 de junio: En Villa volvemos a decir #NiUnaMenos

Ni Una Menos es un grito colectivo contra la violencia machista. Surgió en el 2015 de la necesidad de decir “basta de femicidios”, porque en Argentina cada 30 horas asesinan a una mujer sólo por ser mujer. La convocatoria nació de un grupo de periodistas, activistas, artistas, pero creció cuando la sociedad la hizo suya y la convirtió en una campaña colectiva. A Ni Una Menos se sumaron a miles de personas, cientos de organizaciones en todo el país, escuelas, militantes de todos los partidos políticos.

Imagen

Ni una menos es una consigna que dio nombre a un movimiento feminista y un colectivo de protesta contra la violencia hacia las mujeres y su consecuencia más grave y visible, el feminicidio. Ni una menos es la consigna que, en el año 2015, dio nombre a un movimiento colectivo de protesta contra la violencia hacia las mujeres y que movilizó a miles de mujeres en 80 ciudades de  argentina extendiéndose a otros países de Latinoamérica.

En 1995, Susana Chávez escribió un poema con la frase «Ni una muerta más» para protestar por los feminicidios en Ciudad Juárez y, en 2011, la poetisa fue una víctima de femicidio. Vanina Escales, comunicadora y activista, propuso Ni una menos para llamar a la maratón de lectura en marzo de 2015 y el nombre se mantuvo para la movilización del 3 de junio.

Desde el Consejo Municipal de la Mujer se invita a pensar la consigna “Ni una menos”  “por fuera de los likes de las redes sociales y analizando más allá de la superficie de un hashtag los supuesto ideológicos que nos interpelan.” Y señalan que “Ni una menos puede constituirse en una frase de presencia cotidiana que nos enfrente a nuestros propios micromachismos, actitudes diarias en las que producimos y reproducimos la cultura patriarcal y misógina.”

La expresión “Ni una menos” contiene el potencial de interrogarnos como sociedad de cómo construimos a la masculinidad basada en la dominación y la violencia, y su aparente contracara, la feminidad, cimentada en la sensibilidad y debilidad, como un objeto de protección masculina y no como un sujeto de derecho pleno.

En síntesis, la expresión “Ni una menos” nos compromete, más allá de la foto en las redes sociales, a pensar y militar por una sociedad más justa, en la que todas las muertes merezcan ser lloradas, en  una sociedad en las que todas las vidas tengan el mismo valor. Por una igualdad real entre varones y  mujeres.

Porque el pedido es urgente y el cambio es posible, Ni Una Menos se instaló en la agenda pública y política. Las masivas convocatorias y las múltiples voces, identidades y banderas demostraron que Ni Una Menos no es el fin de nada sino el comienzo de un camino nuevo.

Violencia de género

La violencia de género es un tipo de violencia física o psicológica ejercida contra cualquier persona sobre la base de su género que impacta negativamente en su bienestar social, físico, psicológico o económico. La Organización de Naciones Unidas formaliza el término para distinguir la violencia común de aquella que se dirige sobre la base de su género y constituye una violación a los derechos humanos.

En nuestro país y en el mundo la violencia de genero es ejercida principalmente por varones contra mujeres y el marco normativo que ampara esta situación es la Ley 26.845 ”Ley de Protección Integral a las Mujeres” para prevenir sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que se desarrollan sus relaciones interpersonales.

Se entiende por violencia contra las mujeres toda conducta, acción u omisión de manera directa o indirecta tanto en el ámbito público como en el privado basado en la relación desigual de poder que afecte su vida libertad y dignidad.

En Argentina no existían estadísticas oficiales sobre femicidios y/o violencia de género, sin embargo, gracias a relevamientos realizados por organizaciones no gubernamentales desde el 2008 se pudieron conocer datos concretos.